Estás en > El huevo de chocolate > Trabalenguas para niños

TRABALENGUAS PARA NIÑOS

Un enredador, muy enredadizo,
enredó a un roedor muy enredado,
que ni el mejor desenredador
podría desenredar.
(Enviado por Nicolás Santana Eriz)
Desatasca este tornillo
mecánico destornillador,
que si te falta un tornillo
no arrancarás el motor.

¡Qué col colosal colocó en aquel local el loco aquél!
Uno, dos y tres,
dímelo otra vez.
Uno, dos y tres,
dímelo al revés.
Uno, dos y tres,
sin mover los pies.
De pana, va el panadero,
para dar panes y no penas,
que si apenas tú te apenas
por el pobre panadero,
en lugar de darte panes,
te dará con el pandero.

Tres tristes trapecistas,
con tres trapos troceados,
hacen trampas truculentas,
porque suben al trapecio
con trapos y no con cuerdas.
Por el golfo vino Adolfo
para comprar alfalfa,
pero como era algo golfo
por el golfo se fue Adolfo
olvidándose la alfalfa.

Yo he dado tanto yodo al mar
que el mar al que yodo yo he dado
ahora no es un mar normal,
ahora es un mar yodado.
Pancha plancha con cuatro planchas.
¿Qué planchará Pancha con tantas planchas?
(Enviado por Camila Gallardo)

Jersey que hace borlas
es jersey aborlonado,
si no quieres que tenga borlas
debes desaborlonarlo.
Por el abolicionismo
lucha el abolicionista
y abolicionando aboliciona
la tentación esclavista.

Si te has quedado sin cuenta,
sin cuentos pide cincuenta
que de «sin cuenta» a cincuenta
median, sin cuentos, cien cuentas.
Se sienta el que tiene sesenta,
se sienta el que se encuentra cansado,
si sientes que tienes sesenta,
el asiento te has ganado.

El electricista se electrocutó
y no pudo ser deselectrocutado
ya que la electrocución
lo había dejado tostado.
El príncipe de Chipre
no está chipriotizado,
por lo que no necesita
ningún deschipriotizador.

El que bebe vino
vino para beberse el vino,
pero su venida fue en vano,
pues el vino se había acabado.

Encerrado en un cencerro,
encera el encerador.
Si ahora vas al ara,
en el ara ora ahora.
© El huevo de chocolate


El huevo de chocolate