Estás en > El huevo de chocolate > Trabalenguas para niños

TRABALENGUAS PARA NIÑOS

Señor: Pedro Pero Pérez Crespo, ¿dónde mora?
Porque en esta Villa tres Pedro Pero Pérez Crespo había.
Pedro Pero Pérez Crespo el de arriba,
Pedro Pero Pérez Crespo el de abajo,
y Pedro Pero Pérez Crespo el de fuera de la Villa.
Yo no busco a Pedro Pero Pérez Crespo el de abajo,
yo no busco a Pedro Pero Pérez Crespo el de arriba,
ni a Pedro Pero Pérez Crespo el de fuera de la Villa,
sino a Pedro Pero Pérez Crespo Crespín que tenía una yegua y un rocín.
Crespa la cola, crespa la crin y crespa todo el potrinquín.


Clavijo clavó un clavo,
pero el clavo clavado por Clavijo
no era el clavo calvo de su hijo,
así que Clavijo desclavó
el clavo calvo de su hijo.
(Enviado por Manolo)
Si cien sierras sierran cien cipreses
seiscientas sierras sierran seiscientos cipreses.
Todo está contaminado,
¿quién lo descontaminará?
el descontaminador
que lo descontamine
buen descontaminador será.
Para Lola una lila di a Adela,
mas tomóla Dalila.
Y yo dije: ¡Hola Adela!,
dile a Dalila que le de la lila a Lola.
Por un río bajan tres tablas tartarabicuadriculadas,
el destartarabicuadriculador que las destartarabicuadriculase,
buen destartarabicuadriculador será
(Enviado por Julio César)
Si le echa leche al café
para hacer café con leche
para hacer leche con café,
¿qué hace falta que le eche?
Un burro comía berros
y un perro se los robó,
el burro lanzó un rebuzno
y el perro al barro cayó.
Una cabritilla ética, palética, muda, peluda y pararampampluda,
parió siete cabritillas éticas, paléticas mudas, peludas y pararampampludas.
Si no hubiera sido por la cabritilla ética, palética, muda, peluda y pararampampluda,
no habrían nacido siete cabritillas éticas, paléticas, mudas, peludas y pararampampludas.
(Enviado por Mª Isabel y Sonia Carrasco de México, D.F.)
Y dijo el buzo a la buza:
-¡Cómo corre la merluza!
-Dirás como nada, monada.
-Claro, Clara, tu lo aclaras.
María Chucena techaba su choza
y un techador que por allí pasaba le dijo:
- María Chucena, ¿techas tu choza
o techas la ajena?
- Ni techo mi choza ni techo la ajena,
que techo la choza de María Chucena.
Doña Díriga, Dáriga, Dóriga,
trompa pitáriga,
tiene unos guantes
de pellejo de zírriga, zárriga, zórriga,
trompa pitáriga,
le vienen grandes.
El cielo está encaravincunquinado,
¿quién lo desencaravincunquinará?
El desencaravincunquinador
que lo desencaravincunquine
buen desencaravincunquinador será.
(Enviado por Esther Herrador García, Valdivia, Badajoz)
Los cojines del Obispo,
los cajones del Alcalde,
¡qué cojines, qué cajones,
los cojines del Obispo,
los cajones del Alcalde!
© El huevo de chocolate


| Más trabalenguas | Volver a la página principal |