Estás en > El huevo de chocolate > Trabalenguas para niños

TRABALENGUAS PARA NIÑOS

Contigo entró un tren con trigo.
Un tren con trigo contigo entró.

Soy el tren del trigo.

Un burro comía berros,
un perro se los robó,
el burro lanzó un rebuzno
y el perro al barro cayó.


¡Cómo quieres que te quiera,
si el que quiero que me quiera
no me quiere como quiero que me quiera!
¡Cómo quieres que te quiera!
(Enviado por Manuel Moreno Santana)
Danilo danzaba el dengue,
mambeaba el mambo
y merengueaba el merengue,
depende de dónde
se pone el duende.

Enfrente de Fuensanta hay una fuente de frente.
Fuensanta frunce la frente frente a la fuente
que está enfrente, de frente.
Paco guarda las pocas copas
que, poco a poco, Pepe sacó.
(Enviado por Willy)

Del pelo al codo, del codo al pelo,
del pelo al codo, del codo al pelo...
El arcabucero de la arcabucería
de un arcabuzazo mató a su tía.

En el juncal de Junqueira
juntaba juncos Julián.
Juntóse Juan a juntarlos
y juntos juntaron más.
Pepe Pecas pica papas,
con un pico pica papas,
Pepe Pecas con un pico
pica papas, Pepe Pecas.

Había un perro
debajo de un carro,
vino otro perro
y le mordió el rabo.
En el monte hay una cabra ética, perlética,
pelapelambrética, pelúa, pelapelambrua;
si la cabra no fuera ética, perlética,
pelapelambrética, pelúa, pelapelambrua;
no tendría hijos éticos, perléticos,
pelapelambréticos, pelúos, pelapelambruos.
(Enviado por Dany y Rafa Martínez Otero, Toluca, México)

Un calvo dijo con calma:
- Me haré un calcetín de calceta.
Y de calceta el calcetín
se hizo con calma el calvo.
Dije que te dijeran que me lo dijo,
aunque nadie me dijo que te lo dijera;
pero yo quería que te dijesen lo que dije,
por si no te decían lo que dije que te dijeran.

Un podador podaba la parra
y otro podador que por allí pasaba le dijo:
- Podador que podas la parra, ¿qué parra podas?
¿podas mi parra o tu parra podas?
- Ni podo tu parra, ni mi parra podo,
que podo la parra de mi tío Bartolo.
Zagal que a la zaga vas
del mantón de una zagala,
se haga lo que se haga hoy,
déjalo para mañana,
que la zagala se va
y te deja a ti a la zaga.

Yo soy Diego y nada digo,
si digo o no digo soy Diego,
pero si Diego soy, yo lo digo,
digo que si lo digo soy Diego.
Una vieja, vieja, vieja,
sin orejas se quedó,
sorda y gorda está la vieja,
sorda y gorda se quedó.

Filomena de Flemones
vendía frutos y melones,
vendía melones y frutos,
Filomena sin disgustos.
Valentín no era valiente
cuando el diente le dolía,
veinte dientes le sacaron,
le sacaron veinte dientes.
© El huevo de chocolate


El huevo de chocolate