Estás en > El huevo de chocolate > Trabalenguas para niños

TRABALENGUAS PARA NIÑOS

¡Botellón!, ¡desembotellónate!
(Enviado por Juan Enrique y David de Humilladero, Málaga)
Tan caro es ese carro
que por caro no compro el carro.
La punta de la pita pincha.
¿Por qué pincha la punta de la pita?

En el campo hay una cabra
ética, perlética,
pelapelambrética;
pelúa,
pelapelambrúa.
Tiene los hijitos
éticos, perléticos,
pelapelambréticos,
pelúos,
pelapelambrúos.

En la ciudad de Pamplona
hay una plaza,
en la plaza hay una esquina,
en la esquina hay una casa,
en la casa hay una pieza,
en la pieza hay una cama,
en la cama hay una estera,
en la estera hay una vara,
en la vara hay una lora.
La lora en la vara,
la vara en la estera,
la estera en la cama,
la cama en la pieza,
la pieza en la casa,
la casa en la esquina,
la esquina en la plaza,
la plaza en la ciudad de Pamplona.

Una vieja tecla, mecla,
chiririgorda, sorda y vieja,
tenía siete hijos teclos, meclos,
chiririgordos, sordos y viejos.
Si la vieja no hubiera sido
tecla, mecla, chiririgorda, sorda y vieja,
los hijos no habrían sido
teclos, meclos, chiririgordos, sordos y viejos.
Si su gusto no gusta del gusto
que gusta mi gusto,
que disgusto se lleva mi gusto
al saber que su gusto
no gusta del gusto
que gusta mi gusto.
(Enviado por Susana W. Aguirre de Michoacán, México)

Francisco le dio un mordisco a un disco y lo hizo cisco.
(Trabalenguas original de Francisco J. Briz)
- Come coco, compadre, compre coco.
- No compro coco, compadre,
porque el que poco coco come,
poco coco compra.
(Enviado por Ramón Lema)
El cloro no aclara
la cara del loro con aro de oro,
claro que el cloro aclara
el aro de oro en la cara del loro.
(Enviado por Andrés Buono-Core)

Dijo un jaque de Jerez
con su faja y traje majo:
«Yo al más guapo el juego atajo,
que soy jaque de ajedrez».
Un gitano que el jaez
aflojaba a un jaco cojo,
cogiendo, lleno de enojo,
de esquilar la tijereta,
dijo al jaque: «Por la jeta
te la encajo si te cojo».
«Nadie me moja la oreja»,
dijo el jaque, y arrempuja;
el gitano también puja,
y uno aguija y otro ceja.
En jarana tan pareja
el jaco cojo se encaja,
y tales coces baraja,
que al empuje del zancajo,
hizo entrar sin gran trabajo,
a gitano y jaque en caja.
(Enviado por Alberto García Besada, Rabat, Marruecos)

Tengo una muñeca despezcuecipelicrespa,
¿quién la despezcuecipelicrespará?
El despezcuecipelicrespador
que la despezcuecipelicrespe,
buen despezcuecipelicrespador será.
(Enviado por Aula de Loscos)
En el cerro de Parangaricutirimicuaro,
mataron un parangaricutirimicuador,
quien me lo desemparangaricutirimicuare,
será un buen desemparangaricutirimicuador.
(Enviado por José Martín Téllez Reyes,
Michoacán, México.)

El amor es una locura
que ni el cura lo cura
y si el cura lo cura
es una locura de cura.
Enviado por Humberto Ferretti
(Dedicado a Mutti de Klein Floh, Sudamérica)
Comí chirimoyas... me enchirimoyé,
para desenchirimoyarme,
¿cómo me desenchirimoyaré?
(Con cariño desde la ciudad de las chirimoyas,
Carolina Subiabre, Quillota, Chile)

Cerezas comí,
cerezas cené,
de tanto comer cerezas...
me encerecé.
(Enviado por Jesús Benito de la Torre)
No hay quien me ayude a voces
a decir tres veces ocho:
ocho, corcho, troncho y caña,
caña, troncho, corcho y ocho.
(Enviado por Alberto García Besada, Rabat, Marruecos)
© El huevo de chocolate


El huevo de chocolate