Estás en > El huevo de chocolate > Cuentos para niños > Lazarillo de Tormes para niños > Tratado Sexto

LAZARILLO DE TORMES PARA NIÑOS

RESUMEN DEL TRATADO SEXTO

Lázaro sirve a un maestro de pintar panderos y a un capellán con el que consiguió ahorrar para comprarse ropa.

TRATADO SEXTO

Mi nuevo amo fue un maestro de pintar panderos al que yo le preparaba los colores y con él también sufrí mil males.
Después de éste, siendo yo ya en este tiempo buen mozo, un capellán de la Catedral me tomó a su servicio y puso a mi disposición un asno, cuatro cantaros y un azote y comencé a vender agua por la ciudad. Daba cada día a mi amo treinta maravedís y yo me quedaba con el resto y los sábados todo lo que ganaba era para mí.
Me fue tan bien en el oficio que con el trabajo de cuatro años pude ahorrar para comprar ropa usada y compré un jubón(70) de fustán(71) viejo, un sayo(72) raído(73), una capa y una espada de las viejas primeras de Cuéllar(74).
En cuanto me vi con hábito de hombre de bien(75), devolví a mi amo el asno y dejé aquel oficio.

(70) Vestidura que cubría desde los hombros hasta la cintura, ceñida y ajustada al cuerpo.

(71) Tela gruesa de algodón, con pelo por una de sus caras.

(72) Prenda de vestir holgada y sin botones que cubría el cuerpo hasta la rodilla.

(73) Muy gastado por el uso, aunque no roto.

(74) Cuéllar, pueblo de Segovia famoso por sus espadas.

(75) Con buena apariencia.

© Francisco Briz Hidalgo
Todos los textos de «Lazarillo de Tormes para niños» han sido elaborados por Francisco Briz Hidalgo que tiene los derechos de autor reservados y no pueden ser reproducidos, ni parcial ni totalmente, sin autorización previa de su autor.
El huevo de chocolate