Estás en > El huevo de chocolate > Cuentos para niños > Cuentos de Inés de Cuevas

CUENTOS DE INÉS DE CUEVAS

(De su libro inédito "Algarabía de risas")

ÑA MARÍA CASTAÑAS

Ña María Castañas tenía diez hijos
-también una tía-
un perro, un gato
y un queso reseco en un garabato
que todas las noches
el ratón mordía y ... lamía el gato.
Una mañanita de azul primavera
a Doña María le dolía una muela.

Salieron el perro, el gato, la tía
y le preguntaron que por qué gemía.

Ña María, decía:
"Me duele una muela
la muela de arriba
la del lado izquierdo
la de la comía"

Y todos los hijos, al oír el cuento
fueron de inmediato a casa del dentista
mientras Ña María lloraba y gemía.

Gimoteaba tanto Ña María Castañas
que toda la gente se sumó, enseguida:
los hijos, el perro, el gato, la tía
y su vecindario, de frente y en fila,
le daban la vuelta de calle a cocina

¡Pobre Ña María...!
tenía tanto miedo cuando vio al dentista
que del puro susto no pudo decir
cuál era la muela por la que sufría.

Entonces, sus hijos le abrieron la boca
y dentro le vieron una muela rota...

El señor dentista le sacó la muela
y siguió llorando la Doña María
ya que esa no era la que le dolía.

La pobre viejita, apenas decía:

"La muela de arriba es la que me duele,
la del lado izquierdo, la de la comía"

Como hay varias muelas
en el lado izquierdo...
las sacaron todas
pues nadie sabía cual de ellas dolía.

¡Ña María Castañas se quedó sin muelas!

Ahora no come:
ni carne, ni pollos,
ni arepas, ni bollos,
ni el queso reseco
de aquel garabato
que el ratón mordía
y ... lamía el gato.

La pobre abuelita come ahora bizcochos
mojados en leche... con pan y cuajada,
pues quedó sin muelas en el lado izquierdo
y como en el derecho no tenía nada...
Ña María Castañas hoy vive feliz
vendiendo pasteles
y untando los panes en leches y mieles.

LAS QUEJAS DEL SAPO SENÓN

La tarde ha llegado,
bermeja, bermeja,
y allá en la calleja
el sapo se queja...

Dice el sapo:

"Al Señor Perico
se le torció el pico.

La gata Morisca
está medio bizca.

El búho Senovio
quiere ser el novio.

La pulga Pancracia
ya no tiene gracia.

El cangrejo Antonio
se tragó al demonio.

A la abeja Ada
se le cayó un ala.

El Señor Ciempiés
perdió cinco pies.

Y el piojo Roberto
se perdió el concierto"

A la rana Juana le importa una iguana
si allá en la calleja el sapo se queja
porque ya el problema lo tiene arreglado
dando a cada cual lo necesitado:

Al Señor Perico
le enderezó el pico.

A la gata bizca
le curó la vista.

Al búho Senovio
lo vistió de novio.

A Doña Pancracia
la llenó de gracia.

Al cangrejo Antonio
le sacó el demonio.

A la abeja Ada
le remendó el ala.

Al Señor Ciempiés
le encontró los pies.

Y el piojo Roberto
vio todo el concierto.

La ranita Juana
hace años contempla la tarde bermeja
tendida en la piedra que está en la calleja.

DOÑA PANCHITA

Una dama tan delgada,
como hilo de coser,
paseaba ayer por la calle
de la esquina del marqués
y un ventarrón insolente
la levantó por los pies.

De un tirón la sacó lejos
por los techos de las casas
le dio la vuelta al reloj
en la torre de la plaza,
remontó los edificios
más altos de ese sector.
Doña Panchita volando
con cartera y con bastón.

Se bajó casi en picada
sobre un matorral de tunas
pero el viento la aventó
de nuevo hacia la laguna.

La gente que la miraba
enseguida comentó:

"Allá va Doña Panchita, por los aires, sin control
con su sombrero en la mano, su cartera y su bastón"

Al pasar por una antena
se le enredó el camisón.
Quedó colgando Panchita
de la punta de un tacón.

Cuando el viento regresó...
la pobre Doña Panchita, en un patio aterrizó
sin sombrero, sin zapatos, sin cartera
y sin bastón.

LA VIEJECITA TITIRITAÑA

Una viejita titiritaña
vivía en su casa de la montaña
con cinco nietos que la mimaban
y un gato blanco que ronroneaba.

Sus tres bisnietos bien la querían
le daban besos, la consentían
y por las noches, mientras dormía
todos sus postres los engullían.

Titiritaña,
patas de araña,
salta la cuerda con una caña.

Infla los globos de los festines
parada -siempre- en sus dos patines.
Es tan alegre la viejaraña
que no se enfada cuando una extraña
a ella le dice:

"¡Hola!, viejita titiritaña
¿por qué hace tiempo que no se baña?"

Y la buenaña
que hace cien años que no se baña
responde ufana y con mucha gana:

Ya por mi ducha no sale agua
la espuma de algas está muy cara
y, pa' el enjuague no queda nada.

Así, sus nietos y sus bisnietos,
entre perfumes de feos ungüentos,
comen sus tartas y chocolates...
Pues los aromas de mal aliento 
a otros lugares los lleva el viento.

LA BODA DE LAS HORMIGAS

El día de Santa Clara dos hormigas se casaron
y a la puerta de la iglesia esta nota sujetaron:

"Si ven a las hormigas como en procesión
es porque se acercan a la recepción.

¡Abran bien la puerta! ¡Déjenlas pasar!
Que bailen y bailen el vals, sin parar.

Que llenen sus panzas de todo el manjar.
Que coman y beban hasta reventar.

Y... que en sus fiambreras, les quepa -además-
las frutas y postres para merendar.

Que guarden pa' "pola", como provisión
la tarta de bodas y el rico turrón.

Si ven a las hormigas borrachas de son
es porque regresan de la recepción"

LA MAJA ROMELIA

La rata Romelia de pena murió
porque el gato negro se comió al ratón.

Cuatro ratas viejas cargan con la caja
donde va Romelia vestida de maja.

La llevan en hombros hasta el cementerio
para que la entierre el ratón Romelio.

Todos los ratones lloran a Romelia
porque la enterraron sin su par de medias,
sin sus zapatillas de nácar brillante,
sin su sombrerito ni su par de guantes.

Y... como Romelia nunca trabajó
se ganó ese traje con que se enterró.

Todos los ratones cantan en la rueda:

"Romelia, la maja... la maja Romelia
se muere de pena... muere de pesar
porque el gato negro la volvió a enviudar."

EL CASORIO DEL MORROCOY Y LA RANA

A un morrocoy de río
le salió enamoramiento
con una rana del charco
donde se devuelve el viento.

El morrocoy presumía 
que la rana platanera
era joven casadera, 
por eso la pretendía.

Pero una clara mañana
las comadrejas volvieron 
con una noticia rara.

Dijeron las comadrejas al morrocoy:

"No propongas a esa rana 
promesas de matrimonio
porque ella tiene su novio 
en una charca lejana"

El morrocoy por curioso, 
emprendió viaje a la charca 
y con un sapo mohoso 
entabló esta amarga charla...

Dijo el sapo al morrocoy:

"La ranita presumida 
que te está quitando el sueño
encontró un nuevo dueño
y por él da hasta la vida"

Ya le compró la sortija, 
el ajuar de matrimonio
Y aunque traigas al demonio, 
perderías tú la partida.

Entonces, el morrocoy, 
entre sorprendido y tristón, 
le dijo al sapo mohoso:

"Casi casito ya me casaba
con la comadre, comadre rana,
pero vinieron las comadrejas
hasta mi cueva, muy de mañana
y me dijeron que la comadre 
tenía su novio junto a la charca...
Como es un novio de piernas locas
que dando un salto, trepa una roca
mejor me olvido de esbeltas ancas
y hago las paces con mi tortuga de patas blancas".

LA BRUJA EMBRUJADA

Era una bruja con desparpajo
que usaba guantes de renacuajo.

Tomaba té con mermelada,
comía galletas muy bien tostadas.

Por las mañanas leía los diarios
y muy temprano se iba al trabajo.

No usaba escobas, ni altos sombreros,
sino autos caros, buenos pañuelos,
zapatillas de fino cuero,
cerros de trajes, pieles y abrigos
que no cubrieran su hermoso ombligo.

Tenía corceles, grandes mansiones,
con trenes, yates y seis aviones.
Casas de cambio tuvo a montones
y en cada Banco diez mil acciones.
Cincuenta haciendas de buen ganado
vacas de ordeño en los pastizales
y largas cuadras de platanales.

Nunca sabía de hechizos malos.
No hacía la magia.
Ningún brebajo.
Y a los apuestos chicos del barrio
los imantaba de arriba abajo.

Iba a las tascas y discotecas,
fumaba puros de alta etiqueta.

Y en otras fiestas..., la astuta vieja,
bebía su whisky de data añeja.

Esta brujilda, tan embrujada, 
que de hacendosa no tenía nada,
tuvo al servicio de sus poderes
treinta mujeres que eran esclavas:
fregaban pisos, hacían las camas,
mientras la bruja, feliz roncaba.

FICHA BIBLIOGRÁFICA DE LA AUTORA

CUEVAS, Inés de. 1941 (seudónimo Idelia Verdevaskue)

Nació el 03 de junio en Guaraque, Estado Mérida (Venezuela). Poeta, narradora e investigadora de Literatura Infantil, diseñadora, diagramadora e ilustradora de páginas periódicas y libros para niños. Docente por más de treinta años. Se ha desempeñado como profesora de Lengua y Literatura, facilitadora de Cursos, Seminarios y Talleres de Literatura Infantil para docentes y estudiantes de Pre y Post Grado en Literatura y Lectoescritura, tanto en el Ministerio de Educación Nacional como en la Universidad de Los Andes (Ext. Táchira).
Cofundadora coordinadora de la revista infantil y juvenil JUGAR Y SABER del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes (1985). Cofundadora coordinadora del periódico infantil COTUFA del Área de Literatura Infantil y Juvenil del Instituto de Investigaciones Literarias "Gonzalo Picón Febres" de la Universidad de Los Andes (1989).

Directora fundadora de la página infantil CON LOS NIÑOS del diario FRONTERA de Mérida (desde 1992). Actual integrante del Consejo de Redacción de la revista EL SOLAR DE LOS NIÑOS (desde 1997). Miembro fundador de la Asociación de Escritores de Mérida, donde ejerció los cargos de: Secretaria de Actas (1985-1988), Secretaria General (1988-1991) y Vicepresidenta (1991-1994). Perteneció a la International Reading Association (1984-1996). Se ha desempeñado como miembro de investigación (Ad-Hon), adscrito al Instituto de Investigaciones Literarias de la Universidad de Los Andes, Venezuela, donde participó en el Proyecto: Diccionario General de Autores Venezolanos de Literatura Infantil. Al mismo tiempo elaboró el programa de investigación: La Literatura Infantil a través de la Revista Tricolor (1988-1992). Fue miembro de la Comisión de Literatura Infantil y Juvenil del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes (1984-1987), miembro integrante de la Comisión Organizadora de las I, II, III, IV y V Jornadas Universitarias Internacionales de Literatura Infantil y Juvenil de la Universidad de Los Andes (1984-1989), actual miembro del Comité de Lectura del Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, participante en calidad de ponente en diferentes eventos literarios, jurado de selección de cuentos escritos por niños del Estado Mérida (desde 1984), Presidenta del jurado calificador de la Junta Evaluadora de Educación del Estado Mérida (1992-1998), colaboradora en algunos diarios y revistas venezolanas para niños.

PREMIOS

Obtuvo el PREMIO NACIONAL DE POESÍA del Primer Concurso Literario del IPAS-ME, con el poemario DE RONDA EN UN PAPAGAYO (1987). El Premio LIBRO DORADO del Consejo de Publicaciones de la U.L.A., con la obra LA LECTOESCRITURA EN LA ESCUELA BÁSICA (1989). Fue distinguida con la orden CENTENARIO DE LUZ por el Rectorado de la Universidad del Zulia en homenaje a su obra literaria y docente (1991). Distinguida con la Orden DR. TULIO FEBRES CORDERO en su SEGUNDA CLASE en homenaje a su obra dedicada a los niños (1995). El BOTÓN DORADO y DIPLOMA del XXV ANIVERSARIO DEL CONSEJO DE PUBLICACIONES de la Universidad de Los Andes, en reconocimiento a sus publicaciones para niños (2001). Desde 1989 es Presidenta fundadora de LOS VIVEROS LITERARIOS.

PUBLICACIONES

COPITO DE ALGODÓN (1981), SUEÑOS INFANTILES (1984), LA LECTOESCRITURA EN LA ESCUELA BÁSICA (1985), LA MARIPOSA VIAJERA (1985), EL RATÓN DESOBEDIENTE (1988), DE RONDA EN UN PAPAGAYO (1987, 1ª. Edic.), DE RONDA EN UN PAPAGAYO (1992, 2ª Edic.), TEJAMOS RONDAS ATEMOS RISAS (1996), POR QUÉ LA LITERATURA EN LA ESCUELA (1987), LOS VIVEROS LITERARIOS ESPACIOS PARA LA LECTURA EN LA ESCUELA (1999).

OBRA INÉDITA

Las posadas del día (narrativa para niños), Campanario de navidad (narrativa para niños), Desde una torre aldeana (poesía para niños), Algarabía de risas (juegos y otros entretenimientos para niños), Toronto... toronto (Retahílas, adivinanzas, trabalenguas, cuentos en verso, colmos, exageraciones y otros divertimentos para niños)

© Inés de Cuevas
© El huevo de chocolate


¡Quiero más cuentos!
El huevo de chocolate