Estás en > El huevo de chocolate > Cuentos para niños > Cuentos andaluces > A quién debe darse crédito

CUENTOS ANDALUCES

A QUIÉN DEBE DARSE CRÉDITO

Juan Valera

Llamaron a la puerta. El mismo tío Pedro salió a abrir y se encontró cara a cara con su compadre Vicentico.
- Buenos días, compadre. ¿Qué buen viento le trae a usted por aquí? ¿Qué se le ofrece a usted?
- Pues nada... confío en su amistad de usted... y espero...
- Desembuche usted, compadre.
- La verdad, yo he podado los olivos, tengo en mi olivar lo menos cinco cargas de leña que quiero traerme a casa y vengo a que me empreste usted su burro.
- ¡Cuánto lo siento, compadre! Parece que el demonio lo hace. ¡Qué maldita casualidad! Esta mañana se fue mi chico a Córdoba, caballero en el burro. Si no fuera por esto podría usted contar con el burro como si fuese suyo propio. Pero, qué diablos, el burro estará ya lo menos a cuatro leguas de aquí.
El pícaro del burro, que estaba en la caballeriza, se puso entonces a rebuznar con grandes bríos.
El que le pedía prestado dijo con enojo:
- No creía yo, tío Pedro, que usted fuese tan cicatero que para no hacerme este pequeño servicio, se valiese de un engaño. El burro está en casa.
- Oiga usted, replicó el tío Pedro. Quien aquí debe enojarse soy yo.
- ¿Y por qué el enojo?
- Porque usted me quita el crédito y se lo da al burro.

© El huevo de chocolate


| Más cuentos andaluces | Más cuentos para niños | Volver a El huevo de chocolate |
¡Quiero más cuentos!