Estás en > El huevo de chocolate > Adivina, Adivinanza > Adivinanzas de animales > De cabra a culebra

ADIVINANZAS DE ANIMALES (II)

De cabra a culebra

Las soluciones están escritas con tinta invisible al pie de cada adivinanza. Para poder verlas tienes que pasar el ratón con el botón izquierdo apretado. Pero antes de leer la respuesta... ¡piensa un poco!



Donde nadie sube, trepo,
donde nadie anda, trisco,
muy poco estoy en el valle,
pues lo mío son los riscos.
Me gusta subir montañas
y respirar aire puro,
tengo barba y no soy hombre,
¡por mis cuernos, te lo juro!

Tengo tinta, tengo plumas
y brazos tengo, además,
pero no puedo escribir,
porque no aprendí jamás.
Al principio una cama
y una fiera después.
¿Alguno de vosotros
sabe qué animal es?

Ahora verde, ahora marrón,
soy cama, pero no te acuestes
porque también soy león.
No es cama, ni es león
y desaparece en cualquier rincón

Animal soy, desde luego;
me llaman el jorobado,
y que tengo cuatro patas,
ya se da por descontado.
Mamífero rumiante
de cuello alargado,
por el desierto, errante,
siempre anda jorobado.

La jaula es su casa,
su ropaje amarillo,
con su canto alegra 
a todos los vecinos.
Adivina quien yo soy:
al ir parece que vengo,
y al venir, es que me voy.
Dos pinzas tengo,
hacia atrás camino,
de mar o de río
en el agua vivo.

Con nombre de perro empieza
este curioso animal,
que aunque nunca compra nada
siempre con la bolsa va.
Adivina, adivinajera:
no tiene traje y sí faltriquera.

¿Qué es, qué es,
del tamaño de una nuez,
que sube la cuesta
y no tiene pies?
Mi casa llevo a cuestas,
tras de mí dejo un sendero,
soy lento de movimientos,
no le gusto al jardinero.
Voy con mi casa al hombro,
camino sin tener patas,
y voy marcando mi huella
con un hilito de plata.

Nunca pongo mala cara,
aunque siempre me dan col,
acierta bobalicón.
Me encuentras en la playa
a la sombra y al sol, 
mi nombre tiene cara 
y también tiene col.
Un solo portero,
un solo inquilino,
tu casa redonda
la llevas contigo.

Sin salir de su casa
por todos los sitios pasa.
¿Quién es este que se arrima
trayendo su casa encima?
Jamás de su casa sale
y corre el monte y el valle.


Envuelto en un cobertor,
haga frío o calor.
Aunque yo llevo pijama,
siempre ando muy despierta,
por no servir al león
de suculenta merienda.
Llevo pijama a diario
sin guardarlo en el armario.

Soy borrachito, soy borrachón,
tomo chicha y ron.
Adivina quién soy yo.
Mis patas largas,
mi pico largo,
hago mi casa
en el campanario.
Es blanca como la nieve,
es negra como el carbón,
las patas como una vela,
el cuello como una hoz.

En alto vive,
en alto vuela,
en alto toca
las castañuelas.
Anido en las torres,
largo cuello tengo
y todos los años
por San Blas vengo.

En el estanque me admiran,
por mi elegancia y belleza
tengo cuello largo y fino
y muy bonita cabeza.
Soy señor muy elegante
y excelente nadador,
y puedo hacer con mi cuello
signos de interrogación.

Muchas monjitas en un convento,
visitan las flores y hacen dulces dentro.
Un convento bien cerrado,
sin campanas y sin torres
y muchas monjitas dentro,
haciendo dulces de flores.

Tiene las orejas largas,
tiene la cola pequeña,
en los corrales se cría
y en el monte tiene cuevas.
Orejas largas, rabo cortito;
corro y salto muy ligerito.

Dicen que la tía Cuca,
se arrastra con mala racha.
¿Quien será esa muchacha?
Soy dama cruel, temerosa,
me paseo en verde prado,
y todo aquel que me mira
se queda muy espantado.
Yo luzco un largo vestido
que en tienda no fue comprado,
no fue por mano de sastre,
ni medido ni cortado.
Es tan grande mi fortuna
que estreno todos los años
un vestido sin costura
de colores salpicado.
© El huevo de chocolate

| Más Adivinanzas de animales | Más adivinanzas |
El huevo de chocolate