Estás en > El huevo de chocolate > Adivina, Adivinanza > Adivinanzas de ropa y vestuario I

ADIVINANZAS DE ROPA Y VESTUARIO I

Las soluciones están escritas con tinta invisible al pie de cada adivinanza. Para poder verlas tienes que pasar el ratón con el botón izquierdo apretado. Pero antes de leer la respuesta... ¡piensa un poco!



En las manos de las damas
casi siempre estoy metido,
unas veces desplegado
otras veces recogido.
De pergaminos, o sedas,
o papel hechos estamos;
en verano gusto damos;
las manos han de estar quedas,
si es que nuestro oficio usamos.
Soy de piel o paño gordo
y me adhiero a tu cuerpo,
para que no pases frío
cuando llega el invierno.

Chiquito, redondo,
barrilito sin fondo.
Ani lloró todo el día;
perdió lo que más quería
Redondo, redondo,
sin tapa, sin fondo.

Redondito, redondón,
no tiene tapa ni tapón.
Guardado en invierno,
lo luzco en verano,
es mi único traje
en sitios de baño.
Rodeo cuellos y cuellos,
tanto de ellas como de ellos.

Juntos, en ovillo,
duermen los mellizos;
cuando se separan,
estirados andan.
Hoy cuando me levanté,
puse uno en cada pie.
Como no son los zapatos,
dime tú... ¿qué puede ser?
El pie tapo al instante
igual que si fuera un guante.

¡Escapa, escapa!
que esto que te digo,
aunque no te obligo,
te abriga y te tapa.
No he de darte más razones,
sin mí perderías los pantalones.
Tengo corazón
sin ser persona,
tengo bata
sin ser mujer.
y el hombre elegante
me lleva delante.

Mi padre al cuello la ata
y, poco a poco, la aprieta
hasta llegar a su meta.
Colgada voy por delante
y al hombre hago elegante.
Aunque la quite del agua,
sigue en agua.


Con dos patas encorvadas
y dos amplios ventanales
quitan sol o dan visión
según sean sus cristales.
Tengo cinco habitaciones,
en cada una un inquilino,
en invierno cuando hace frío,
están todos calentitos.
Una piel que es otra piel,
una mano que no es mano
y el frío se aguanta bien.

Dos guaridas cálidas
con sus escondrijos,
para dos hermanas
y sus quintillizos.
Tienen justo cinco dedos
como la mano;
se rellenan en invierno,
se vacían en verano.
Me pones y me quitas,
me tomas y me dejas,
conmigo no tiritas
y estoy hecho de madejas.
© El huevo de chocolate

El huevo de chocolate